PODREDUMBRE

PODREDUMBRE

tarde 172

El hedor era insoportable. Imaginé la causa. Los gritos de la gente confirmaron mi suposición:

-¡Hijo de puta! ¡Hijo de puta!

El Borbón había salido de palacio y estaba próximo al lugar en el que me encontraba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s