Els Millors Relats de Roald Dahl

Hace poco leía el artículo del escritor Joan Bustos, del que tengo el honor de ser amigo, publicado en su blog sobre literatura, que no tiene desperdicio, ni el blog ni el artículo. El artículo iba sobre el yantar, el buen yantar. Bueno, no exactamente. Digamos que comparaba la dieta alimenticia con la literatura, algo que no me sorprende, pues en sus relatos la comida tiene un protagonismo importante, tanto que incluso es el famoso mcguffin hitckoniano de uno de sus relatos infantiles: Pa sucat amb somnis, título tan poético en catalán como imposible de traducir para un novato como yo al castellano. Bien, para ser justos, la comida es algo más que un mcguffin, por lo que seguramente es un buen mcguffin, menuda boutade.

El caso es que al hablar de literatura hablaba del exceso, de todo aquello que agiganta el volumen de la  obra literaria sin aportar absolutamente nada, y, por moda, por partida triple, ¿no querías caldo? ¡Toma tres tazas! Cómo la elegancia, la concisión, la precisión, la exquisita descripción, a la vez que exposición de hechos y elegante muestra de la evolución y sentimientos de los personajes se pierde en aras de conseguir el burdo récord guinness por ver quién llena más páginas con insufribles e imposibles disquisiciones del tipo: ¿me ama o los unicornios son seres pluricelulares con sabor a miel entre nubes sin agua debido a la epidemia de vampiros rubios con pezones alérgicos al lino? Que al lector le importan una mierda y que nada aportan al relato.

Me pregunto, ante este panorama de gula literaria imposible, cuántas grandes obras de la literatura habrían pasado la censura del editor por no sobrepasar las cien o ciento cincuenta páginas. Si nos paseamos por las editoriales y hojeamos algunos grandes clásicos, los hay que sobrepasan las doscientas páginas incluyendo en ellas un exhaustivo estudio de ciento cincuenta. De acuerdo, también hay grandes clásicos con mucha página, pero a diferencia de tanta literatura con sobrepeso, no les sobra ni una palabra, por algo han aguantado la criba del tiempo, juez inapelable. Y si tienen volumen es porque el autor ha considerado que era necesario y sustancial, en épocas menos generosas para el derroche de recursos. Independientemente de su calidad literaria, que considero que la tiene, pocos editores negarían, hoy, la publicación de El Señor de los Anillos, solo por volumen, cuando en su día fue una traba, el volumen, por lo que hubo de ser dividida en las tres partes que conocemos. Y reconozco que me arriesgo al decir que pocos editores se negarían pues no es una obra insustancial, no es adolescente y no tiene como protagonistas a malvados almibarados, melifluos, melosos y empalagosos productores de colesterol en vena, con remordimientos por ser lo que son.

Universos literarios aparte, lo que quiero es reivindicar mi actual lectura: els millors relats de Roald Dahl, con lo que creo es una buena traducción de Ferran Ràfols Gesa. Digo creo pues al no tener grandes conocimientos de inglés no puedo valorar del todo, lo que sí puedo decir es que me seduce, y buena parte del mérito de esa seducción seguro que es del traductor. Y ¿por qué he empezado la reivindicación de esta edición de relatos, muy buenos, con el artículo de Joan Bustos? Pues precisamente porque  Roald Dalh es de esos autores que se dedican al cuento o relato corto y que no necesitan llenar y llenar páginas sin sentido para tejer una historia y atraparnos en ella, con toda su dosis de mordacidad, humor, “maldad” y saber hacer. Tan “sencillo” como disfrutar de la literatura y hacer disfrutar de ella. Es sencillamente mágica su técnica para plantear una situación, meter a unos personajes en ella y crear un ambiente de lo más vívido, y todo con ese estilo único que poseen los grandes de hacerte creer que ese relato es especial para ti y que te lo está contando con la tranquilidad de quien se sienta en una mesa e inicia una cálida conversación como parte de su día a día. Una conversación que adquiere el cariz adecuado para cada historia, para cada momento, para cada personaje. Una conversación inteligente, irónica en donde el lector interviene para darse cuenta de que el autor le lleva por donde quiere y de la que se sale, si eso es posible, más inteligente de lo que se entró en ella, o al menos, con más conocimiento de la vida del que se tenía al principio de ella.

Recomiendo la lectura de los relatos, no sé si los mejores, pero muy bien elegidos y seguro que más de uno de estos relatos si sois ávidos consumidores de cine os va a sonar y recordar algún que otro film que hayáis visto y que habéis alabado como muy original, pero eso es otra historia de la que hablaremos otro día.

Sí, por supuesto, también os recomiendo Pa Sucat amb somnis i  La Fina Ensurts i Paruales de Júlia….

BATTLESTAR GALACTICA

BATTLESTAR GALACTICA

Aunque con algo de retraso quiero recomendaros esta serie. Tiene cuatro temporadas, una precuela y varios websodios, menuda palabreja, que se pueden ver en forma de telefilm. Pertenece al género de la ciencia ficción, como ya habréis deducido, o sabréis, y es un remake del film y serie del mismo título, de los setenta. Antes de su visionado había oído buenos comentarios y un buen día, me decidí a verla.

Y no me arrepiento, ya que me sorprendió para bien. Es la biblia, la Odisea, la Ilíada, la mitología adaptada al siglo XXI. Como todo buen relato, lo importante es lo que se cuenta y cómo se cuenta, y en este sentido, es un buen relato de aventuras en dónde los efectos especiales están al servicio de lo narrado y no están en ningún momento por encima de los personajes. Como viene siendo habitual en los últimos tiempos, no hay ni buenos ni malos, hay seres que entran en conflicto y actúan según las circunstancias del momento y sus intereses o sentimientos. Los personajes, que no dejan de tener una parte simbólica, están muy bien construidos e interpretados por los actores.

La serie tiene un componente mitológico importante, y profundamente filosófico. Los capítulos plenos de acción no sonrojante, se alternan con capítulos densos, en donde la palabra prima sobre la acción, siendo un elemento muy importante a la hora de definir a los personajes; tan importantes son los discursos de estos como las acciones que llevan a cabo.

Ya sabéis que no me gusta destripar argumentos, solo os diré que la serie empieza con una celebración en la nave protagonista, la Galáctica, un personaje más, muy bien definida y acotada como espacio orgánico en el que habitan algunos de los protagonistas, que sufren con ella, mueren en ella y se vean afectados por todo lo que interacciona con la nave. Aquí me gustaría detenerme en el realismo con que ha sido tratada la nave, no solo como espacio, también como artefacto de transporte y combate, con todo lo que ello conlleva para sus ocupantes. Continuando con lo expuesto, durante esta celebración hay un ataque Cylon, que son las máquinas construidas por los humanos para llevar a cabo las tareas más duras. Sí, toma prestado esto de Blade Runner, y toma muchos más prestamos de otras series, películas y relatos, no solo de ciencia ficción, también políticos, bélicos, sociales, toda una amalgama que capítulo a capítulo va enriqueciendo el relato, adaptando historias ya sabidas a nuestro pensamiento contemporáneo.

Os animo a verla y que juzguéis por vosotros mismo. No profundizo en el estudio de historias ni arquetipos, pues corren por la red muy buenos excelentes estudios de esta serie de ciencia ficción, un excelente remake que desmiente a todos aquellos agoreros que demonizan cualquier intento de relectura de obras pasadas.

http://www.jotdown.es/2015/05/battlestar-galactica-apuntes-y-reflexiones-i-la-frontera-interestelar-y-la-guerra-absoluta/

 

Aquí os dejo un enlace a uno de esos estudios. No tiene desperdicio, pero hacedme caso, si no la habéis visto, ved la serie antes, pues el estudio destripa demasiado.

HORIZONTES DE GRANDEZA

hORIZONTES

El otro día cumplí un sueño, asistir a la proyección de The big Country, por aquí Horizontes de Grandeza, del gran Willian Wyler. Es un film que debo haber visionado una treintena de veces, más o menos, cada año la rescato de mi videoteca y, aunque la edición en dvd no es de las mejores, disfruto de esta maravillosa historia sobre un hombre que, llegado del mar, decide aposentarse en Texas, con todo el choque cultural que ello conlleva. Historia aparte, lo que me ha llevado a verla tantas veces es su potente banda sonora; me encanta la música que compuso Jerome Moross para la ocasión. Para mí resulta imposible separar la música de las imágenes, del conjunto del film en general; los planos, el montaje de estos, las miradas de los actores, los largos silencios, pues los silencios musicales, muy bien ubicados, forman parte de la composición musical y son fundamentales en el desarrollo de la historia y en el cómo se cuenta esta historia.

Cuando digo que cumplí mi deseo de verla proyectada, quiero decir que siempre había visto este film en vídeo y que deseaba verlo como se merece, en una pantalla de cine, un buen cine, hay cines cuya pantalla es ridícula, en todo su esplendor, acompañado de espectadores vocacionales, amantes del cine como acto social, en el que se comparte una experiencia narrativa y se produce una respuesta respetuosa (una exclamación, un comentario, un deje de emoción) para con tus compañeros accidentales de viaje en aquel momento único e irrepetible. Superada mi sorpresa inicial, había olvidado lo que era ver una película en copia de 35 mm, con todo el ruido que ello conlleva, color desvaído en algún fotograma, ralladuras propias del paso del tiempo, ese fondo que acompaña los largos silencios…, disfruté todas y cada una de las deliciosas imperfecciones del pase. Esta experiencia compartida me hizo ver detalles que me habían pasado desapercibidos en la treintena de veces en que había visto el film en solitario y que se me hicieron visibles al complementarse mi punto de vista con el de los otros espectadores que poblaban la sala. Cada una de las reacciones de estos enriquecía mi visón del film y ampliaban mi universo.

El film, cuyo título original en sí mismo, es una broma que adquiere todo su sentido conforme se desgrana la historia y se desarrollan las relaciones entre los personajes autóctonos y el forastero, es un brillante western atípico en lo que se refiere a la relación que se produce entre el forastero y el entorno. El guión, rico en matices muy bien expresados por los actores, como la música, es extraordinario por lo que se dice y por lo que no se dice, por sus elocuentes silencios en torno a lo que no debe ser dicho explícitamente. Wyler, como hace en toda su filmografía, no rehúye tocar temas controvertidos, tales como la violencia de género, el racismo o la utilización inconstitucional de los mecanismos para mantener el orden social al servicio del poder. En cierto modo, este film me recordó The quiet man, por aquí  el hombre tranquilo, de Ford; los que conozcan la historia sabrán el porqué. Ambas historias, desde mi punto de vista, son las dos caras de una misma moneda.

Os animo a darle una oportunidad a este film, a ver más películas en salas y a los que podáis disfrutar de las proyecciones que se realizan en las sala Phenomena de Barcelona, no dejar pasar la oportunidad de ver mucho y buen cine de todas las épocas y nacionalidades.

PARAULES DE JOAN BUSTOS

Dijous passat va ser la presentació de Paraules de Júlia a la llibreria Maresme de Mataró. Hi va oficiar en Josep Garcia com a mestre de cerimònies, i en Joan Casanovas va parlar fins fer-nos contenir la respiració. Als vincles d’amistat amb tots dos calia afegir les qualitats objectives d’un i d’altre: dicció dramàtica del primer, anàlisi profunda i amena del segon.

En primer lloc Casanovas va fer esment del pacte ficcional que suposa assumir la veu d’una adolescent, l’Helena, que al seu torn assumeix la veu d’una altra, callada per una raó de pes. Raó que no va desvelar, inaugurant el cúmul de motius per llegir la novel·la.

Enllaçant amb això, tot seguit va passar a parlar de les paraules, la tria de les quals no és innocent ni tampoc immotivada (tant a ell com a mi ens pesa la formació com a filòlegs). Parlar (o callar, arribat el cas) és un acte connotat, ja des del moment que algú tria un nom per a algú altre.

Tot seguit va incidir, amb èmfasi especial reblat pel dramatisme d’en Josep Garcia, en desvelar algunes de les referències literàries dins de la trama. Algunes evidents, d’altres no tant.

Després de comentar l’estructura del relat, va fer esment de les crítiques que ha rebut fins al moment. El resultat? Doncs pel que he pogut comprovar, un interès per part dels assistents per submergir-se en la lectura que va més enllà de l’estima que puguin sentir per l’autor.

Va ser extremadament original equiparar el tast d’un vi, real i tangible, que va obrir a davant del públic, al d’un llibre: cap crítica, per motivada que estigui, s’equipara a passar-ne les pàgines.

Va ser emotiu, per acabar, retrobar en la presentació professors meus i companys d’escola que feia anys i panys que no veia.