FÚTBOL, MONARQUÍA Y OTROS ANIMALES

FÚTBOL, MONARQUÍA Y OTROS ANIMALES

Mercat i riera 119

He de decir que me gusta el fútbol pero para nada la mayoría de periodistas deportivos, que se deshacen en elogios de la selección, o de su equipo, por el juego desarrollado, despreciando el de otros conjuntos, como por ejemplo el de Italia, que con su juego ramplón y mediocre (yo no lo veo así), ha conseguido varios títulos mundiales. Me imagino a estos mimos “periodistas” alabando las excelencias del juego desplegado por Italia, si con él, la selección hubiera conseguido la misma cantidad de éxitos. Me gusta el fútbol, pero no voy a hablar de él, ni de técnicas ni tácticas, ni de si un estilo de juego es mejor que otro. Voy a hablar de otras cosas, entre ellas de malos periodistas, asentados en una poltrona. Hay gente, que en este país, sabe mucho de eso.

Ayer estuve en una fiesta de un barrio de Badalona. El barrio estaba junto a un polígono industrial. Desde las casas de la gente sencilla se veían las naves. Los niños y niñas se divertían ante la silueta de estas. Una premonición del oscuro horizonte que les espera.  Trabajarás con el sudor de tu frente para sostener a unos cuantos mangantes, hasta que no puedas con tus huesos y seas substituido por un organismo más joven, y da gracias, que podrías estar tras la valla que miles de africanos esperan saltar. Sí, con estos niños y niñas, nadie tendrá tantos miramientos como muchos periodistas están teniendo con esos muchachos de la selección a los que hay que estar agradecidos por lo ¡tanto que nos han dado! ¿Y mi pregunta es, qué tienen que ver los cojones para comer trigo? Algunos de los que han ido, y a los que se les agradecen las alegrías dadas, no tendrían que haber ido, y tendrían que haber cedido el paso a jugadores en mejor condición física. Tendrían que haber actuado con honradez, en lugar de haberse aferrado a la poltrona, y haber rehusado ser convocados. Tienen mucho y si administran bien lo que han ganado, nótese que no estoy en contra de ello y que admiro el esfuerzo que supone estar ahí, tienen para vivir con dignidad, cosa que no tendrán esos niños y niñas, cuando tras una vida de trabajo precario y mal pagado, les den la patada por organismos más jóvenes  y,  además, tengan que estar agradecidos por no estar al otro lado de la valla.

Dicho esto, yo deseaba que la selección española fuese descalificada, no por animadversión. No me considero español, tampoco catalán, y no soy anti. Lo deseaba por varias razones. Una, poco importante y edificante, era por esos malos periodistas, que desprecian a otros conjuntos, eso nunca me ha gustado. Otra por considerar que hay cosas más importantes que el fútbol profesional, y que buena parte de la sociedad brasileña demanda a su gobierno, siendo la respuesta de este, la represión y la violencia. Considero que, por solidaridad, las selecciones tendrían que haber rehusado participar en este mundial, pero allá cada uno con sus convicciones. La tercera era por ver si con la descalificación de la selección, se movía algo en el seno de la población residente en España y prestaban más atención a la que la cámara de onanistas está tejiendo en torno a una familia que se pasa por el forro lo de que todos somos iguales. Claro, que esta familia no es española, es de Borbolandia, un país que no tiene tratados de simbiosis con España. El gobierno onanista, coronó a un tipo vestido de militar, aviso para navegantes, tipo al que se considera bien preparado y al que no se le ha exigido ninguna prueba opositoria, como mínimo podrían haber tenido la decencia de haber convocado oposiciones para la plaza. Tipo, que para legitimizar su poltrona, no convocará referéndum, supongo que por miedo, sabe que probablemente se le retiraría el cargo. Viendo esto, no puedo reprochar nada a los jugadores de la selección que se aferraron a la poltrona, en lugar de ceder su sitio a otros compañeros de trabajo. Junto al tipo vestido de uniforme, que seguramente habrá presentado sus respetos, en privado, al cadáver del dictador que ha posibilitado que pueda vivir la vida loca sin dar palo al agua, teniendo de apoyo táctico a las fuerzas armadas, encargadas de represaliar a los ciudadanos, y en las que milita más de un descendiente de genocidas, había unas niñitas que recibirán todas las atenciones necesarias, y a las que nadie dará la patada por un organismo más joven, de eso se encargan los onanistas, cuando los años las dobleguen y no estén capacitadas para seguir sin dar un palo al agua con convicción.

No creo que una república, por sí misma, pueda resolver las enormes desigualdades que hay en el seno de nuestra sociedad, pero sí creo que el actual sistema las perpetúa e intensifica. No represento a nadie, solo a mí mismo. No sé lo que opina la mayoría de la sociedad española pero considero que esta, tiene derecho a opinar sobre algo tan importante como el mantenimiento de un anacronismo, una injusticia y desigualdad evidente y el silenciamiento en que este sistema, ayudado por los malos periodistas, esos que desinforman, mantiene a los represaliados por el franquismo y a sus descendientes.

EL CLUB DE LOS EMPERADORES, EL PRIMER ASESINO DEL ESTADO Y LAS FIGURAS DEL FÚTBOL

El CLUB DE LOS EMPERADORES, EL PRIMER ASESINO DEL ESTADO Y LAS FIGURAS DEL FÚTBOL

 Ceremonia del te 237

Hay una película que me gusta bastante, aunque no creo que sea una buena película. Es el Club de los Emperadores.  Trata sobre segundas oportunidades, injusticias, honor y perdón. En una clase hay una inscripción con el nombre de un rey al que nadie recuerda.  El maestro, interpretado por  el gran Kevin Kline, no para de repetir a sus alumnos que a pesar de todas sus conquistas fue olvidado por la historia, pues no contribuyó en nada al avance de la humanidad.

Hace poco escuché una teoría sobre las estrellas del fútbol, sí, esas que ganan millones y viven a cuerpo de rey por correr detrás de una pelota. Ni estoy en contra del fútbol, ni de sus ídolos, y creo que su habilidad psicomotriz es encomiable por el esfuerzo que supone mantener ese tono con el que les dotó la naturaleza. Supone horas de trabajo y renuncia. La teoría es que por muy conocidas que sean y por muchos seguidores que tengan, son irrelevantes para la historia. No aportan nada para una mejora del conjunto, y no dejarán huella más allá de la del recuerdo de sus seguidores, que no tardarán en cambiarlos por otros ídolos, al igual que el rey de la inscripción en El Club de los Emperadores.

Aquí entra el tercer elemento del título, el Borbón, el primer asesino del estado, heredado de un genocida ante el que hincó la rodilla para recibir su bendición como sucesor de un gobierno golpista y terrorista. Un individuo que tampoco pasará a la historia, a pesar de haber tenido múltiples oportunidades, renunciando a un cargo decimonónico y sin sentido actualmente; ayudando a restituir la igualdad y la justicia en el gobierno de los ciudadanos, con los ciudadanos y para los ciudadanos; poniendo freno a la ultraderecha y al ejército, permitiendo el acceso a la oficialidad a personas educadas en la cultura democrática y garantes del bien común. En lugar de eso ha preferido aumentar su patrimonio robando y ocultando pecados familiares, darse la gran vida con prostitutas de lujo, a cargo de unos presupuestos nada transparentes y ser hombre de paja de los intereses de la ultraderecha, el fascismo y los herederos de los golpistas. Se retrata solo. No, tampoco pasará a la historia por mucho que sus pregoneros, esos que le sostienen las vergüenzas, divulguen una y otra vez las mismas mentiras en torno a su papel en la transición y durante la crisis golpista.

Pero hay dos grandes diferencias entre este infame vestigio del pasado y las estrellas del balompié. Una es que, estas, las estrellas del balompié aún tienen oportunidad de formar parte de ese grupo de benefactores de la humanidad, y dejar su impronta en la historia, ser relevantes; el borbón, no. La otra es que, aunque no sean recordadas y sean insignificantes para la historia, con sus equilibrios y malabarismos con el balón reparten felicidad y dejan una profunda impronta de ilusión en muchas personas; el borbón solo deja dolor, indiferencia y un profundo asco hacia su persona y lo que representa.

HOMENAJE A MANDELA

PEQUEÑO HOMENAJE A MANDELA

Rosa Parks

Mandela ha muerto. No voy a hacer un penegérico sobre este hombre que no se  doblegó ante una situación injusta y contribuyó en lo que buenamente pudo a construir un mundo mejor para todos.

En el enlace encontraréis un artículo sobre Rosa Parks otra mujer que con un no ante una situación injusta, sostenida por leyes injustas y percibida como normal, dio otro gran paso para mejorar el mundo en el que vivimos. Con ello pretendo homenajear, no solo a Mandela, también a todos aquellos que han contribuido y contribyen a la construcción de un mundo para todos y con todos, conocidos o desconocidos.

 

http://www.publico.es/culturas/26201/rosa-parks-la-mujer-negra-que-desafio-a-la-america-blanca

PUTI-CLUB ESPAÑA

PUTI-CLUB ESPAÑA

 Ceremonia del te 237

Me preguntaba si España es a Europa lo que la Cuba pre-revolucionaria era a Estados Unidos, lugar que han ocupado otros territorios, el puti-club. Firmemente creo que sí, que España es un gran Puti-Club, la válvula de escape necesaria para que los habitantes de países más civilizados, se corran una juerga y se tomen las libertades propias de las clases superiores sobre las más desfavorecidas. Flaco consuelo para  la clase trabajadora de los países vecinos, que se permiten, durante su período vacacional ser los reyes del mambo.

Si esto es así, nuestros dirigentes, ¿qué son? Chulos y proxenetas, nada más y nada menos. Elija, señor Rajoy: ¿Chulo o proxeneta? No se corte, quédese con ambas, la mayoría absoluta se lo permite. Si algún día, llegado el caso, un viento de justicia recorriese estos mundos y el Puti-club España fuese intervenido por una orden judicial, asaltado por la policía y cerrado a perpetuidad, poniendo a salvo a los sufridos explotados que ofrecemos nuestro servicios de manera forzada para beneficio de nuestros explotadores, la justicia, que usted niega a otras personas, le impondrá una sentencia racional y asumible, cosa a la que, hasta un ser tan despreciable como usted,  tiene derecho. Los ministros que le acompañan y los travestis fanáticos que vociferan barbaridades en nombre de un dios que no conocen, también.

A todo esto, Juan Carlos, en ese supuesto Puti Club llamado España, supongo que debe ser la reinona decadente, desfasada, estúpida y desequilibrada mentalmente que tan bien captaría Goya, de estar vivo. Con un tipo de esas características como máximo responsable del Puti-Club, ¿a quién le puede extrañar que el socio americano tenga el local bajo vigilancia?