EL CURIOSO CASO DE BENJAMIN PETIT INDI. Fragmento.

EL CURIOSO CASO DE BENJAMÍN PETIT INDI

Ceremonia del te 237

 

Hoy os dejo con el principio de un relato que forma parte de una recopilación de cuentos, algunos de los cuales ya habéis leído pro aquí. Espero que os guste el principio. Un saludo:

El día que nació Benjamín Petit, en pleno invierno, lució un sol espléndido. Sus padres lo consideraron un buen augurio. Pensaron que con aquel niño venía incluido un paquete de prosperidad para la familia. Las jornadas que siguieron al nacimiento de Benjamín, confirmaron a la familia en esta convicción. Los días amanecían y transcurrían soleados, las nieves se fundían, el crudo invierno retrocedía y dejaba paso a las suaves calores que auspiciaban una temprana primavera.

Benjamín crecía sano. Mamaba bien del pecho materno. La leche que consumía le alimentaba, hecho que dejaba bien claro sus deposiciones, tras el complejo proceso que se desarrolla en el estómago. Aumentaba de peso, tenía buen color, no presentaba irritaciones, poco a poco despertaba a los estímulos de su alrededor respondiendo adecuadamente, lo que entendemos como un proceso normal en el desarrollo de un bebé.

Como a todo niño, llegó el día en que a Benjamín hubo que sacarlo de casa, para que le diese un poco el aire y para que poco a poco se fuese haciendo al día a día de la vida diaria. Ese día, despertaron a Benjamín, le dieron su ración de pecho matutino, esperaron a que el esfínter hiciese su trabajo, le cambiaron el pañal, le pusieron ropa para salir a la calle, le metieron en un precioso carrito y traspasaron el umbral de casa, momento en que el cielo se abrió y empezó a llover. Naturalmente entraron a por un paraguas, pues antes de poner el pie en la calle, el sol lucía como en días anteriores. En cuanto entraron a por el paraguas, el cielo se despejó y paró de llover, por lo que volvieron a salir a la calle sin paraguas, momento en que volvió a llover a cántaros, por lo que volvieron a entrar para coger el paraguas, momento en que volvió a lucir el sol, así, de repente, sin transición. Finalmente, ante los cambios tan bruscos de meteorología, decidieron coger el paraguas, aunque fuese un estorbo. No se arrepintieron de su decisión, pues nada más traspasar el umbral de la vivienda, volvió a llover a cántaros.

Anuncios

7 thoughts on “EL CURIOSO CASO DE BENJAMIN PETIT INDI. Fragmento.

  1. Capitán Desperado 14 abril, 2014 / 15:29

    Pusiste mi imaginación en marcha. El pequeño Benjamín no se morirá de hambre, podría dedicarse a regar zonas áridas o a hacer lucir el sol en Londres. Todo un don.
    Saludos

    Me gusta

    • salvela 14 abril, 2014 / 17:07

      Pues seguramente podría hacerlo pero lo cierto es que nació en el lugar equivocado en el momento equivocado.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s