NAVEGANDO

NAVEGANDO

velabc1

Hoy voy a relatar una anécdota que me sucedió hace algún tiempo, anécdota que prometí a Redalmados, aquí tenéis el link a su blog http://redalmados.wordpress.com/ , os aconsejo su visita, pues siempre encontraréis una emoción, un pensamiento, un fragmento de vida  esperando para susurraros que no estáis solos.

Como algunos sabéis, y los que no sepáis os lo comento, una de mis aficiones y que al mismo tiempo es una de las actividades con las que sobrevivo, es navegar a vela. Hace años, en una escuela de vela, cerré un acuerdo con un chiringuito para que sirviese a los alumnos del centro un menú económico. Los detalles no tienen importancia. El caso, es que en el chiringuito trabajaba una camarera, bastante simpática, que siempre me invitaba a un café o a un agua. Nunca me los cobraba.

En agradecimiento, a esta pequeña atención, la invité a salir a navegar un día en que yo no tuviese nada que hacer y ella tampoco. Los horarios laborales, en verano, en zonas turísticas son devastadores. Ello hizo que no pudiésemos salir a navegar hasta el otoño. Un día de otoño, de esos que no había mucho movimiento, se presentó en mi despacho, y me dijo que si yo lo tenía bien, ella tenía libre lo que quedaba del día. Total, que dejé cuatro mails que podía enviar más tarde, aderecé una embarcación y salimos a navegar.

El día era propicio, soleado, brisa suave, aguas tranquilas… cosa que nos permitió fondear y darnos un baño. El caso es que siempre dejo que la gente que navega conmigo, sean alumnos o invitados, lleven la caña y realicen alguna maniobra, más si el día lo permite. Aquí he de decir que hay un término, arribar, que utilizamos en náutica para indicar, en una de sus acepciones, que hemos de agrandar el ángulo que forma la quilla en relación con el viento, o lo que es lo mismo, alejar la proa del viento. Justo es decir que yo no le había dado la explicación pertinente.  El caso, es que cuando le dejé la caña y le di la voz de: “Arriba”, ella, naturalmente, se puso en pie, con mi natural desconcierto, seguido de mi carcajada y de un rápido rodeo de su cintura, no llevaba camisa ni similar, para hacerla sentar enseguida y librarla del golpe de botavara.

Aquí, los avispados y entendidos diréis: “Pillín, que la podrías haber librado del golpe con un toque de caña, no era necesario ese tocamiento.” Lo cierto es que hombre prevenido vale por dos, pues hice ambas cosas a un tiempo. El caso, es que antes de poder explicarle nada, me besó… pero eso es otra historia. Cuando se lo expliqué, no se por qué se rió más, si por la confusión que había provocado la voz arriba o por haber pensado que la había atraído hacia mí con intenciones diferentes a las de evitar el fatídico golpe con la botavara. Y hasta aquí puedo leer. Espero que te haya gustado la anécdota. Otro día, otra.

Anuncios

17 thoughts on “NAVEGANDO

    • salvela 11 abril, 2014 / 10:37

      Sí. Todo lo relacionado con la navegación me encanta. Es una lástima que, como en muchas cosas de este mundo, halla gente empeñada en crear barreras.

      Me gusta

      • félix molina | arte y literatura 11 abril, 2014 / 10:48

        Pero con una vela al viento y siendo dueño de su propio rumbo, todo será más fácil y más bello, imagino. Lástima de compartir afición tan hermosa con indeseables… Hay que tenerla de cemento armado para encima llamarle a “su” barco “Bribón”. Las comillas -como el comentario- son míos. El barco, como todo, nuestro…

        Me gusta

      • salvela 11 abril, 2014 / 11:42

        El nombre define lo que define. He de reconocer, que aunque me las he visto con indeseables, con este en concreto, he tenido la suerte de no hacerlo.

        Me gusta

      • Veronica 12 abril, 2014 / 8:23

        Me refiero a más anécdotas. Queda claro que esta continúa aunque no sé si con detalles “publicables”. Je.

        Me gusta

      • salvela 12 abril, 2014 / 8:34

        Ja, ja, ja… Sí, tengo más anécdotas que iré refiriendo. De unas soy protagonista, de otras mero espectador, con la suficiente fortuna de haber estado ahí y haber tenido el valor de mirar. UN abrazo y gracias por pasarte por aquí.

        Me gusta

  1. redalmados 11 abril, 2014 / 11:59

    A ver…yo que sólo puedo presumir de haber navegado en la bañera de mi casa…eso sí, con velas también pero de otro tipo..si me dicen “arriba”…es arriba..menudo pícaro que estas hecho jeje.
    Me gustó la anécdota y esta sin abogado de por medio…
    Un beso, Laura

    Me gusta

    • salvela 11 abril, 2014 / 20:28

      Ja, ja, ja… en la bañera… ¡arriba! Bueno… esto… la imagen es… poderosamente evocativa… Un abrazo, Laura

      Me gusta

      • redalmados 11 abril, 2014 / 22:10

        Upsss!! Pues no había pensado en eso…Nene! Pero…cómo le das la vuelta a las cosas?
        Se ve que cuando me pongo nerviosa hablo deprisa pero también escribo deprisa y mucho y tengo que borrar.
        En fin, un abrazo Josep

        Me gusta

      • salvela 12 abril, 2014 / 8:29

        Ja, ja, ja, Es sencillo. Coges la cosa por un extremo, y dependiendo de sus características procedes a emplear diferentes técnicas. Según a aquello que quieras dar la vuelta, necesitarás una herramienta, que contra más especializada sea, mejor. Es bueno, para obtener buenos resultados, aparcar los nervios. Y no borres, siempre quedan huellas que no son elegantes y es menos divertido. Un placer, Laura.

        Me gusta

  2. Mónica Sz M. 11 abril, 2014 / 16:08

    mm eso de que no te cobrara el café ningún día… a ver si se quedó contigo y sabía perfectamente que era eso de Arriba!

    Me gusta

    • salvela 11 abril, 2014 / 20:24

      Lo cierto es que no lo había pensado. Si fue así, una tomadura de pelo deliciosa…

      Me gusta

  3. franciscojaviertostado 12 abril, 2014 / 17:22

    Hola Josep,
    tal como lo has descrito me lo estaba imaginando y me veía yo en tu lugar. El silencio, la brisa, el inmenso mar… y una mujer. ¡Qué más se puede pedir!
    Un abrazo.

    Me gusta

    • salvela 12 abril, 2014 / 19:38

      Hola Francisco:
      ¿Qué te parece un buen helado para compartir? Lo cierto es que es un escenario ideal. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s