UNA HISTORIA VERDADERA

UNA HISTORIA VERDADERA

 Taller Montaje 214

A lo largo de mi vida he conocido a muchas personas; personas de todo tipo y condición; con algunas he coincidido un instante, lamentando profundamente el momento de la separación; con otras he andado un largo y pesado camino, celebrando profundamente el momento de la separación. El resultado de todo ello ha sido positivo, han sido más las personas que han sumado que las que han restado, incluso las que han restado, en algún momento han sumado, incluso restando han sumado a mi formación, conocimiento y superación. El balance es tan positivo, parezco un administrativo contable, que en todos estos años solo hay una persona a la que odio profundamente y que espero encontrármela en una situación favorable para hundirla en la miseria de la no existencia, no por lo que hizo, estaba en su pleno derecho, sino por como lo hizo. Pero, hoy, no voy a hablar de esa vacaburra.

Hace algunos años, a través de la práctica teatral, conocí a un vendedor ambulante, de esos que van por los mercadillos. He de reconocer, que entre mis experiencias, haber trabajado para él, ayudándole en la parada, ha sido muy gratificante. Su conversación, así como la de su compañera, era un placer. Su experiencia estaba repleta de buenas historias y la mayoría de las veces, más que trabajar, jugábamos en la parada. Uno de nuestros juegos favoritos era imaginar la vida de las personas que se acercaban a comprar los productos a través de sus gestos, su manera de andar, su manera de vestir, el vocabulario que utilizaban y el tono que empleaban al dirigirse a nosotros o a sus acompañantes. También disfrutábamos mucho leyendo, en voz alta, e interpretando. Leíamos los textos escolares que habían de trabajar sus hijos, pensábamos cómo debían de enfocar el trabajo o análisis e indicábamos las ideas a desarrollar. En ocasiones, hilábamos tan fino, que pensábamos en lo que le gustaría oír al profesor de turno. Sacaban buenas notas en los trabajos. Nunca me paré a pensar si era injusto para el resto de sus compañeros.

Pero lo que quería contar era una de las historias que me narró Jaume. Cuando era joven e iba a la universidad, tuvo una novieta, inglesa, de origen polaco. Los padres de esta, de buena posición y con un afortuna aceptable, habían huido precipitadamente de Polonia debido a la barbarie nazi. Eran judíos. En su huida lo abandonaron todo; perdieron las propiedades y pertenencias materiales y en Inglaterra, el territorio que les acogió, hubieron de empezar de cero. Los padres extrajeron una lección de todo esto. No volvieron a preocuparse en acumular más allá de lo necesario y dedicaron todo su empeño en darles a sus hijos lo único que no les podrían quitar y que siempre llevarían consigo, incluso en las circunstancias más adversas, una sólida formación. La mejor herencia que podían dejarles, una mente abierta, despierta, libre, y que les acompañaría a todas partes. Algo que ningún gobierno, por miserable que fuese les podía arrebatar, y que, aún, en la más adversa de las circunstancias, la de perder la vida, lo harían riéndose de sus verdugos y sin que estos sacasen ningún provecho material de su muerte.

Este es mi cuento de navidad de este año, el primero que hago. Espero que os haya gustado y que os sea de utilidad, no material.

PRESENTACIÓN DEL VIAJE DE PAU

PRESENTACIÓN DEL VIAJE DE PAU

Presntación Benjamín Recacha 003

El pasado 23 en Espai Literari, librería situada en Gràcia, que acoge autores inéditos o por descubrir, que por la razón que sea, no tienen cabida en los ruedos comerciales, se presentó El viaje de Pau, de Benjamín Recacha.

Local anexo en donde se realizó la presentación
Local anexo en donde se realizó la presentación

Dos cosas a destacar de Benjamín, su proximidad y espontaneidad y, aunque en algunos artículos pueda mostrar desanimo, un sano positivismo. En cuanto a la presentación, destacar su sinceridad, así como el trabajo de Aureli, que actuó como maestro de ceremonias.

La semana pasada destacaba la importancia de escuchar al escritor sin intermediarios, y lo cierto, es que en el caso de Benjamín ha sido una gran experiencia, por su sinceridad. Nos contó la génesis del libro: a partir del hecho de haberse quedado sin trabajo, algo habitual en estos tiempos, decidió dedicarse a un proyecto personal, realizar la novela que llevaba tiempo posponiendo. Quien haya seguido el blogg de Benjamín, estará al tanto de ello.

Presntación Benjamín Recacha 009

El tema no lo tenía decidido, sabía que quería escribir sobre Pineta, el lugar en el que veraneaba desde los seis años;  en un momento de la presentación, al intentar responder a una pregunta de Aureli: el significado del valle para él, no pudo contener la emoción. Investigando, para que no fuese la historia de un tipo que decide cambiar de vida y se dedica a pasear por el valle, se encontró con un episodio de la guerra civil, el de la bolsa de Bielsa, de la que pensaba que era un comercio de ganaderos o algo parecido. Cuando se dio cuenta de que se trataba de un episodio “cruel y sombrío de la guerra de exterminio planificada por Franco y la posterior represión” (los matices son míos), se dijo que ya tenía el tema, o como mínimo uno de los ejes de la historia, pues el episodio, en la novela, está engarzado con la búsqueda de los asesinados, por parte de sus familiares. En el tema de la investigación fue sincero: “Casi todo lo he encontrado por Internet.”

Sobre los personajes, tenía en la cabeza a Pau, a Diego el pastor, Sandra, y poco a poco comenzaron a surgir personajes, la hermana de Diego, Ariadna, la niña que se coló para trazar alguna anécdota y de la que no pudo prescindir conforme fue ahondando en su historia, y sobre todo el padre de Diego, el personaje que le permite, en forma de diario, relatar los hechos acaecidos durante la guerra.

Comentó la dificultad que tuvo al haber empezado la novela en primera persona del presente, que funcionaba mientras explicaba el pasado pero que supuso una dificultad a la hora de hacer avanzar la narración. Esa es una de las razones por las que la acción, del tiempo presente, avanza en base al diálogo.

Una de los momentos divertidos vino de la pregunta de una de las asistentes más jóvenes: “¿Por qué no escribía novelas para jóvenes?”. A modo personal, diré que no creo que haya literatura para jóvenes, adultos, niños; hay buena o mala literatura. Lo que un adulto es incapaz de leer, no se lo hagas leer a un joven o un niño. En este caso, el viaje de Pau, no creo que tenga edad de lectura. Es un libro que se disfruta más conforme se conoce la temática pero su mensaje es perfectamente entendible para cualquier lector.

Sobre nuevos proyectos, mencionó la dificultad de estar sumergido en la promoción del viaje, para trabajar con la regularidad que desearía en la nueva novela y en un proyecto con su hermano, Fran Recacha, una novela gráfica ambientada en el far-west, de la que dijo que nada tiene que ver con el viaje de Pau, punto en el que discrepo. A falta de conocer la novela, creo que tendrá que ver con El viaje de Pau, más de lo que Benjamín cree. ¿En qué me baso? El western ha sido un género cultivado por nuestros autores (los nacidos en el estado español): novela, cómic y cine, para hablar de lo que no se podía hablar: justicia, tiranía, guerra civil…

También habló de la repercusión que tiene la novela en el campo de la recuperación de la memoria histórica, la novela toca la fibra de muchas personas que se hayan inmersas en una lucha surrealista contra la administración heredera del franquismo, que tienen familiares asesinados y enterrados en fosas comunes; al hablar de ello, poniendo como ejemplo el caso de una antigua compañera de clase, a Benjamín le volvió a embragar la emoción.

Al final del acto se ofreció, a modo de conejillo de indias, a participar en una acción de la librería: “Apedrea al escritor.”, si queréis saber más sobre esta actividad no tenéis más que entrar en el blogg. A mí me parece muy interesante la propuesta. Tras el coloquio, con paciencia se ofreció a firmar libros, acto en el que fue criticado por estropear la portada, ya que es zurdo, y al firmar, aplastaba la portada. Soy consciente de que me dejo muchas cosas en el tintero, cosas que podréis apreciar en el vídeo que a buen seguro, Benjamín colgará en su blogg y, supongo que, en youtube, y al que pondré un enlace en cuanto esté colgado.

Solo decir que fue un placer conocer a Benjamín y disfrutar de la presentación y del buen ambiente generado en Espai Literari.

Momento de la presentación
Momento de la presentación

 http://llibreriaespailiterari.blogspot.com.es/

http://benjaminrecacha.com/

ESPAI LITERARI. Presentación: El viaje de Pau

PRESENTACIÓN DEL VIAJE DE PAU EN ESPAI LITERARI

portada_viaje_pau_blog

Como muchos ya sabéis, el próximo sábado 23 de noviembre, a las 7 de la tarde, tiene lugar la presentación de El viaje de Pau de Benjamín Recacha, en “Espai Literari”, librería situada en el distrito de Gracia, en la Calle Ramón y Cajal, número 45 (http://llibreriaespailiterari.blogspot.com.es/). Esta librería, apuesta arriesgada como ha señalado Benjamín en un artículo en su blogg (http://benjaminrecacha.com/2013/10/15/una-isla-donde-descubrir-pequenos-tesoros/),  quiere ocupar un espacio en el mercado literario, el de las editoriales y autores independientes, que ofrecen un trabajo de gran calidad totalmente ignorado, incluso ninguneado por las grandes editoriales.

Como ya he dicho, Benjamín Recacha, escritor y periodista, presenta el próximo día 23 su primera novela: El viaje de Pau, un texto en la mejor tradición de los viajes iniciáticos, en la que el personaje se embarca en una odisea, a varios niveles,  que es al mismo tiempo un viaje interior que le ayuda a descubrirse como persona y a mejorar su calidad humana, elevando su felicidad y la de su entorno. No es un libro de autoayuda, aunque por mi comentario lo pueda parecer.

¿Por qué creo que hay que acudir a la cita? Puedo dar muchas razones. Apoyo a la promoción de un buen relato. Apoyo a la iniciativa arriesgada de “Espai Literari”. La ocasión, más que interesante, de escuchar las palabras de un autor, sin ningún cedazo que las seleccione. Incluso se me ocurre algo tan rimbombante como los discursos que Napoleón daba a sus soldados: “Podréis decir: yo estuve allí.” Sencillamente, creo que es necesario acudir para encontrarse como ciudadanos, amantes de la literatura para disfrutar del placer de aquellas voces, como la de Benjamín, que nos hacen saber que no estamos solos. (Sí, ya sé, esto es un plagio.)

Nos vemos el día 23. No te olvides las galletitas…