SUPERMAN

SUPERMAN

Superman

Hoy me apetece hablar de la estupenda edición recopilación que ha salido de Superman en Bd. ¿Por qué creo que es importante esta recopilación para un cinéfilo? Porque han editado las dos versiones del Superman de Richard Donner, tanto la que se estrenó en el cine, como el montaje del director, que en este caso, creo que gana con respecto a la versión corta y más comercial que se estrenó en su día. Otra razón: es sabido que el Superman I y II fueron rodados a la vez, formando parte de un mismo proyecto cinematográfico, algo que había pasado con anterioridad: “Los tres mosqueteros” y “Los cuatro mosqueteros” de Richard Lester, y adelantándose en unos años a Peter Jackson y su versión de “El Señor de los Anillos.” Bien, pues las discrepancias con el estudio, condujeron a que Richard Lester se hiciese cargo de rehacer Superman II, versión que se estrenó en los cines, alterando considerablemente la propuesta de Richard Donner; en esta edición se recupera la propuesta de Richard Donner para que el público pueda comparar. Yo os diré que prefiero el montaje del director y la propuesta de Donner para la segunda parte, aunque la versión de Lester no me parece mala.

Para terminar, tenemos la oportunidad de disfrutar de Superman III, una gamberrada de Lester, dentro de su tónica habitual, film estimable y de Superman IV, la peor de todas, visto con la perspectiva que da el tiempo. Es la peor de las cuatro que protagonizó el desparecido Christopher Reeve, pero me ha parecido un producto simpático y digno, que aguanta mejor el paso del tiempo que otros productos más recientes. Finalmente, en la edición se incluye el “Superman Returns”, de Bryan Singer, que no deja de ser un remake del Superman de Donner, una auténtica confesión de amor a un tipo de hacer cine y a una película que marcó una época en lo que a efectos especiales se refiere.

Tengo que decir, para ojos no acostumbrados, que los efectos especiales, que cantan, hay que ponerlos en su contexto, y apreciar el enorme esfuerzo que hicieron los cineastas en su día para que todo fuese creíble. Si somos incapaces de hacer ese ejercicio de contextualización, las películas nos van a defraudar, en ese apartado. Es evidente que sus efectos han sido superados, pero su propuesta y la forma de narrar una historia de superhéroes y buscar la complicidad del espectador son de manual de escuela, sobre todo en los dos primeros films.

Destacar la versión cristológica que da Mario Puzo, el guionista de la I y II, y de la que no se ha librado ninguna de las versiones del súper héroe, ni siquiera la versión televisiva para quinceañeros: “Smalville”. Algo que no tengo claro que estuviese en la mente de sus creadores, a pesar de sus raíces culturales y religiosas.

Una edición muy recomendable y, sin ánimo de hacer propaganda, más si la compráis en Amazon, pues sale a mitad de precio que la edición que se vende en España, siendo exactamente la misma edición. Misterios dignos de cuarto milenio.