PARAULES DE JÚLIA, DE JOAN BUSTOS

Paraules de

¿De qué trata la historia? De una amistad truncada por la distancia y el silencio. Tal vez sea la historia de Encadenados (Notorius, 1946,) de Hitchcock pero contada desde fuera y sin Mc Guffin atómico de por medio. Soy consciente de que diciendo esto estoy despistando a los futuros lectores, pues la historia no va de espías, va de adolescentes, brillantes, mediocres, fracasados; va de arquetipos; va de cuentos y de su interpretación, reinterpretación de estos. La historia es el cuento, probablemente el cuento por excelencia: La Caperucita Roja. ¿Quién no lo conoce? ¿Y quién cree que está desfasado, que es un cuento, una historia de otras épocas?

Lo de Encadenados lo he traído a colación mientras escribía estas palabras. Lo cierto es que durante la lectura en ningún momento he pensado en el film. Lo he hecho a posterirori, al reproducir la historia en mi cabeza y recordarme de las palabras de Joan Bustos, que seguramente no sean suyas pero que salieron de su boca en una conversación de esas que solemos tener: “Somos lo que leemos. Nuestras lecturas (historias) están llenas de referentes culturales tan profundamente impresos en nuestra mente que es imposible no tenerlos presentes en el momento de componer una historia. De hecho, debemos asumir que cocinaremos con ingredientes prestados de aquí y de allá y que la gracia dependerá de nuestra habilidad como narradores de historias.” Al nombrar Encadenados, solo he querido mostrar mi cultura relacionando una historia con otra. Sé que eso puede propiciar o conducir al lector a visualizar en su mente lo que está leyendo de una determinada manera. Yo no la he visualizado a la manera Encadenados. Y quiero decir que es una obra muy visual. Con las palabras de Helena, de su recuerdo de Júlia y de la interpretación emocional de su realidad, he visualizado cada escenario en donde se mueven los personajes, pues como sucedía en la tragedia griega, en el relato no sucede nada, todo lo que sucede (los hechos) lo hace fuera del relato. Esto no es un apunte de gafaspasta, es para que seáis conscientes de la magia de Joan Bustos al utilizar las palabras y contar una historia. Cómo con su cuidada elección de la palabra, transmite paisajes y sentimientos.

Estamos, y lo voy a decir, ante una puta obra maestra, en donde toda la obra es una inmensa metáfora de la caperucita roja, en una primera lectura, y que hace del cuento de la caperucita roja una inmensa metáfora de las relaciones de género, con algunos fragmentos deliciosos para aquellos lectores que sean capaces de ir más allá de lo narrado y vean el juego literario que Joan Bustos, de la manera más sencilla, y sin caer en el esnobismo literario, nos propone.

Además, la obra, refleja la variedad y riqueza cultural de nuestra sociedad, de una manera sencilla, sin estridencias. Variedad que tiene su razón de ser en una de las piruetas finales. ¿Quién se enfrenta al lobo? Leedlo, no tiene desperdicio.

Solo decir, que si en lugar de Joan Bustos, el nombre fuese John Bushtowsky, seguramente ya habría alguna empresa visual detrás de conseguir los derechos para la pantalla. Pero eso es otra historia.

Recomendable para todos los públicos y para aquellos adolescentes que deseen saborear un texto no idiota.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s