HARRY POTTER. Parte 1

HARRY POTTER. Parte 1

Potter

Hablemos de los films de Harry Potter, basados en los libros de J K Rowling. Voy a hablar como de un todo, aunque cada película es diferente, con sus valores y defectos, pues al fin y al cabo se trata de una saga, un conjunto cinematográfico en donde cada película adquiere todo su sentido cuando es contemplada con respecto a las otras. Es evidente que no voy a poder evitar, y no quiero, una valoración individual de cada film.

Cuando hablamos de Harry Potter lo hacemos de una de las franquicias más rentables de los últimos años, no solo a nivel literario, con los beneficios que ello comporta a nivel cultural y social, también en lo que respecta a videojuegos, merchandising de todo tipo y por supuesto cinematográficamente hablando. Al hablar de la saga cinematográfica, a pesar de los muchos errores que pueda haber, entre ellos el de las cualidades interpretativas de algunos de sus jóvenes protagonistas, he de hacerlo con respeto pues desde el momento en que se decidió trasladar la obra literaria a la gran pantalla, el respeto por el público ha sido una de las señas de identidad de esta pulcra producción britanicoestadounidense.

Una de las grandes diferencias con respecto a otras producciones de estas características es la férrea supervisión por parte de la escritora. Por norma general, los escritores venden los derechos y rezan porque el producto sea digno, no suelen estar, excepto en contadas excepciones, sobre la producción, y directores y productores así lo desean, pues de esta manera tienen mayor libertad para tomar decisiones y cambiar aquello que creen que no funcionará en pantalla o que funcionará mejor. En el caso de Harry Potter, la comunicación con Rowling ha sido constante, se le habían de consultar muchas cosas y esta tenía bastante poder a la hora de tomar decisiones. En la elección de determinados actores para encarnar a algunos de los personajes ella tuvo mucho que ver, así como en la nacionalidad de la mayoría de estos. Esta relación escritora-cineastas ha tenido sus aspectos positivos y sus aspectos negativos. Justo es reconocer que ni yo mismo sabría decir con absoluta certeza, esto fue un acierto y esto un error, incluso en algunos aspectos no sabría si el acierto error se debe a Rowling o al dinero invertido en las producciones para tomar las decisiones.

Pongamos como ejemplo las dos primeras películas: La Piedra Filosofal y La cámara secreta, ambas de Chris Columbus (buena elección como director), las dos películas más fieles a sus homónimos literarios, pues siguen las novelas al pie de la letra con la eliminación de algún personaje y algunos pasajes. Ambas me parecen buenos trabajos, casi de manual, bien realizadas, bien ambientadas, con una banda sonora muy sugerente, una fotografía atractiva, con algunas transiciones brillantes, bien montadas y con gran cuidado en las carencias actorales. Aún así, las considero excesivamente largas para el público infantil. Creo que ese es su principal defecto. Si ello se debió a que Rowling quiso meter todo el material posible, o  a que el estudio decidió que con lo que se había gastado debía de dar un espectáculo de algo más de dos horas y media lo desconozco pero considero un error hacer algo que exceda de la hora y media para el público infantil, incluso para el adulto. De hecho esta política económica de las grandes compañías en torno a una duración estándar para todo tipo de película solo consigue que films que podrían ser geniales con hora y poco más, se conviertan en auténticos bodriazos por querer estirarlos como el chicle. No es el caso de las películas de Harry Potter, pues las considero deliciosas. De hecho, aquí sí que creo que tendrían que haber tomado una decisión valiente y haber dividió ambos films en dos partes, en lugar de haberlo hecho con la última, Las Reliquias de la Muerte, por motivos más económicos que artísticos. Se puede argumentar que tanto La Piedra Filosofal como La cámara secreta están repletas de fallos de continuidad y racords. Sí, ¿Y qué obra cinematográfica no lo está? A pesar de todos sus fallos, me parecen buenos films y de lo mejor de la saga, los que pusieron las bases estéticas y visuales, los clichés que cinematográficamente funcionan tan bien, y que sirven para que el espectador se sienta cómplice y se identifique con la saga, esos típicos momentos que todo el mundo espera en Bond o en los films de Hitckock. Algunos se respetaron film tras film, otros, creo que desafortunadamente, desaparecieron.

Anuncios

2 thoughts on “HARRY POTTER. Parte 1

  1. Daniel Centeno 26 mayo, 2015 / 22:19

    Curiosamente, a mí la primera es la que más me aburre, junto con la segunda. Quizá porque no me mostraron nada nuevo y yo, como lector, siento que desmerece lo que yo haya podido imaginar. Quizá por eso adoro la tercera, que alejándose del material original, me hizo ver cosas nuevas, una nueva perspectiva en ese universo tan basto que hizo Rowling. Una de las tantas razones por las que también me encanta la primera parte de Las reliquias, donde creo yo que se agudizó – incluso más que en el libro – la desolación de los personajes en su fotografía y su ambientación (y ni hablar de la música de Desplat). Para ejemplo, la escena con la que abre la película, con Hermione borrándole la memoria a sus padres.

    Me gusta

    • salvela 27 mayo, 2015 / 16:44

      En la próxima entrega hablaré de la tercera, la de Cuarón, un film excelente. Y estoy de acuerdo en que la primera parte de las reliquias es muy buena, aún sobrándole algunas cosas que no me acaban de convencer.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s