LA PUTADA

LA PUTADA

Impresión bajo demanda en Amazon

 

Hoy explicaré algo que me sucedió hace mucho tiempo. Una de esas cosas, que en su momento tocan los huevos, y que forma parte de esas pequeñas derrotas diarias que todos sufrimos.

Iba en mi coche al trabajo, cuando me encontré en medio de un atasco, justo en una subida. Por prudencia, dejé cierta distancia entre mi vehículo y el de delante, cosa que a la postre, fue desastroso. En un movimiento de la caravana, la conductora del vehículo de delante, perdió el control y el vehículo vino derecho hacia mí, que aún no había iniciado la marcha. La fuerza de la inercia, hizo que me hiciese añicos los faros y arrugase parte de la carrocería, sus desperfectos aparte.

Como corresponde a seres civilizados, nos apartamos a un lado para no entorpecer el tráfico y nos intercambiamos los teléfonos, para hacer el parte por la noche, en los hogares. Y así nos despedimos.

La señora que conducía el vehículo que chocó contra el mío, llamó primero. Ella no, su marido, que con mucho aplomo me dijo:

—Usted no guardaba la distancia de seguridad, —a lo que pensé, que si algo más de seis metros no es distancia de seguridad, que coño lo es, y siguió—, de todas maneras es usted quien ha golpeado por detrás.

En aquel momento, me arrepentí de haber sido tan cívico y de no haber requerido la presencia de un policía antes de apartar los coches. De hijos de puta está el mundo lleno. A pesar de que me negué a hacer un parte amistoso y ante mi compañía dije que yo no había sido el culpable, desde aquel momento sabía que me tocaría pagar el arreglo de mi coche, y de que me habían jodido bien. Me lo comí con patatas.

Anuncios

43 thoughts on “LA PUTADA

  1. Rosa de los Vientos 30 noviembre, 2014 / 12:44

    ¡Terrible! Y qué calculado de este señor de la caravana. Ya sé que ha pasada hace un tiempo pero lo siento mucho por ti. Un abrazo.

    Me gusta

    • salvela 30 noviembre, 2014 / 17:03

      Ya lo superé, aunque en su día me jodió mucho. Ahora es una de esas anécdotas para explicar con cariño y para actuar de manera diferente, moleste a quien moleste.

      Me gusta

      • Mayte 29 febrero, 2016 / 17:51

        Hola Salvela, paso a leerte por aquí gracias a las recomendaciones de pajuerano, te contaré una anécdota que con la tuya he evocado. Resulta que salgo del trabajo a las 3:00pm y me dirijo directo a la escuela de mis hijos quienes salen 3:30pm y como en toda ciudad con sobre población el tráfico es fatal en donde apenas puedes avanzar metros por segundo, “seguramente no guardé mi distancia o el conductor delantero se amarró” el caso es que como buena ciudadana acepte “el que pega paga” si, golpee tirando la fascia trasera al carro de enfrente y mi problema no se centraba realmente en el golpe mas bien en el horario pues se agotaba el tiempo para recoger a mis hijos, entonces propuse al conductor que me acompañara a la escuela y desde ese lugar llamaríamos al seguro, el señor muy condescendiente aceptó y así fue, muy habilidosa-mente el señor y tu servidora recreamos la escena todo ya de acuerdo marcamos al seguro. Al poco la gente se arrimó y un bla bla bla por todos lados, llegó el seguro, se extendió el cheque para cubrir daños y listo cada quien a continuar con lo suyo. al día siguiente llegué a muy buena hora a la puerta de la escuela esperando la salida de mis hijos y cual va siendo mi sorpresa que las madres -hola Mayte bla bla bla me enteré que chocaste aquí enfrente estuvo feo cuéntanos como fue? y yo mutismo temporal, no sabia por donde ni como explicar que solo manipulamos para ajustar el tiempo y el espacio y cobrar el seguro.

        Al final todo salió bien 🙂

        Saludos

        Me gusta

      • salvela 29 febrero, 2016 / 18:57

        Un saludo y darte las gracias por pasarte por aquí.
        Es fantástico que os pudieseis entender y cobrar el seguro. Me consta que este tipo de situaciones suceden a diario, cosa que considero. justa, pues para eso los seguros se enriquecen a nuestra costa. Un abrazo y saludos a nuestro común amigo.

        Me gusta

      • Mayte 1 marzo, 2016 / 19:27

        No agradezcas siempre es un placer leer nuevos ritmos, al parecer no podré comprar tu libro CUENTOS BRUTOS no está a la venta en México, y como lo has dicho para los que tienen dificultades con la lectura he escuchado tus audio libros, pues no tengo acceso a su lectura😭😭😭 . Tus audio libros están muy entretenidos y divertidos, increíble encontrar tanta sabiduría en situaciones tan simples.
        Gracias por el aporte, recibe un afectuoso saludo Mexicano😊

        Le gusta a 1 persona

      • salvela 1 marzo, 2016 / 19:29

        Un abrazo de vuelta. A ver si sigo editando más cuentos en audio.

        Me gusta

      • Mayte 1 marzo, 2016 / 19:36

        Genial sería, estaré al pendiente.

        Saludos y abrazos 🙋🏻

        Me gusta

  2. franciscojaviertostado 30 noviembre, 2014 / 12:47

    Hola Josep,
    seguro que el marido de la mujer en cuestión será de los primeros en quejarse sobre lo mal que va la sociedad y la maldad del ser humano. ¡Qué pena, cuánta hipocresía!
    Saludos y espero que la reparación no doliera demasiado en el bolsillo.

    Me gusta

  3. Veronica 30 noviembre, 2014 / 13:28

    ¡Qué joda! O como dices tú ¡qué putada!
    Beso que alivie el malhumor, Josep.

    Me gusta

    • salvela 30 noviembre, 2014 / 17:05

      No. Mal humor no tengo. Pasó hace años y ya me pasó pero acepto tus besos, eso siempre, los agradezco, los saboreo y te los envío de vuelta.

      Me gusta

  4. Lilith 30 noviembre, 2014 / 14:45

    Pues si que fue una buena putada. Si la señora no controla que no conduzca que eso hago yo, se me da de pena y no lo cojo. Se llama sensatez. Un fuerte abrazo Josep!

    Me gusta

  5. redalmados 30 noviembre, 2014 / 15:16

    Lo malo de estas cosas es que poco a poco nos van cambiando porque hacen que inevitablemente vayamos con más picardía a la próxima.
    Besos Josep.

    Me gusta

    • salvela 30 noviembre, 2014 / 17:08

      Pues sí. Lo cierto es que si ahora me pasa, no muevo el coche hasta que no llegue un policía, pese a quien pese, y tomo los datos de un testigo para que diga la verdad.

      Me gusta

      • salvela 1 diciembre, 2014 / 17:40

        Siempre, con una amplia sonrisa, aunque lluevan chuzos de punta. Un abrazo

        Me gusta

  6. María 30 noviembre, 2014 / 15:37

    Pues si, Josep, ! Vaya putada! La pena es que esto nos demuestra la mala fe de alguna gente.
    Un abrazo…

    Le gusta a 1 persona

    • salvela 30 noviembre, 2014 / 17:09

      Sí, y nos fuerza a actuar como se debe, aunque cause molestias innecesarias de haber honradez.

      Le gusta a 1 persona

  7. hljorge 30 noviembre, 2014 / 17:12

    Recomiendo ir montando un caballo por la autopista, Greepeace jamás te condenará por eso. No es necesario aclarar que las mujeres son pelotudas, cuando manejan un auto > en su naturaleza su prioridad es pintarse los labios y mirar ofertas.

    Me gusta

    • salvela 30 noviembre, 2014 / 17:15

      Un caballo… me denunciarían por maltrato animal y porvocarle estress.

      Me gusta

    • salvela 1 diciembre, 2014 / 17:41

      Imagino que es como cuando tropiezas y te caes delante de todo el mundo. Duele más el orgullo que la herida.

      Me gusta

  8. Mónica Sz M. 1 diciembre, 2014 / 17:25

    Como has dicho en un comentario.. hay mucho de esto. A base de golpes aprendemos,(literal)

    Me gusta

    • salvela 2 diciembre, 2014 / 18:24

      Si. Pero como dice el dicho: a las penas, puñalás. Un abrazo

      Me gusta

  9. lurda55 3 diciembre, 2014 / 18:07

    Con la gente te la juegas y con la mala, mas. Vaya caraduras!!!. Lástima que tengamos que estar en guardia siempre por la gentuza que anda suelta por allí…Besos, amigo.

    Me gusta

    • salvela 3 diciembre, 2014 / 18:16

      Pues sí, es una lástima ir con pies de plomo y desconfiando.

      Me gusta

  10. b. 4 diciembre, 2014 / 17:15

    Jajajajaja (¿está permitido reírse?) jajajajaja
    Lo siento Josep. Pero sé que sobrevivirás y me ha hecho mucha gracia como lo has contado :*

    Me gusta

    • salvela 5 diciembre, 2014 / 15:24

      Al final es lo que nos queda, una anécdota para reír junto a un fueguecito y un chocolatito caliente. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  11. felicitasrebaque 6 diciembre, 2014 / 16:39

    ¿Y no te dio ganas de estrangularlo? Cuando me ocurre algo parecido, siempre pienso: “la próxima vez no me ocurre”. Pero llega esa ocasión y actuo de la misma manera. ¿ Somos ingenuos? ¿Inocentes? No, simplemente personas de bien. Afortunadamente. Un abrazo

    Me gusta

    • salvela 6 diciembre, 2014 / 16:51

      Si hubiese sido un dibujo animado, habría metido mi mano por el teléfono y la habría sacado al otro lado. Afortunadamente, por mucho Cabrito que haya por el mundo, como bien dices, al final seguimos siendo personas de bien. Un abrazo.

      Me gusta

    • salvela 7 diciembre, 2014 / 9:58

      Sí, pero pesa esa maldición de confiar en las personas. Un abrazo.

      Me gusta

    • salvela 11 diciembre, 2014 / 9:54

      El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s