CHUKY

CHUKY

dracula

Hace algunos años, trabajé en una casa de colonias. Los monitores del centro teníamos varias habitaciones para dormir, más o menos, según hubiese necesidad para alojar a los grupos que alquilaban el servicio de estancia. Algo cutre,  indigno e impropio de una empresa que pasaba por ser una de las mejores del sector.  El trato dado a los trabajadores no era el correcto. Cómo conseguí una habitación para mí solo, eso sí, vinculada a los vaivenes de la ocupación, es otra historia.

Una noche en que los monitores regresábamos de una actividad nocturna, realizada en la playa, nos encontramos, tirado en la carretera, un muñequito de Chuky, el protagonista de esas películas sobre el muñeco diabólico. Lo recogimos y empezamos a  comentar e imaginar bromas macabras en torno al muñeco. En alguna de esas, imaginábamos que el muñequito poseía el espíritu de alguno de los monitores, para que organizase una satánica orgía de sangre con los recursos humanos habidos en las instalaciones. Nuestra imaginación se desbocó y hubo un momento en que hubimos de parar, pues la sugestión empezaba a hacer mella en nuestro ánimo, y se respiraba algo de canguelo en el ambiente.

Yo me retiré a dormir. Como cada noche, cerré mi puerta con llave, me lavé los dientes, me puse el pijama y me metí en la cama. Serían las tres de la mañana cuando oí que alguien picaba con los nudillos en mi puerta. Como tengo el sueño ligero, me desperté, me levanté y abrí pensando que algún profesor solicitaba mis servicios para llevar a algún muchacho a urgencias. Abrí la puerta y di el mayor grito de mi vida al ver ante mí al muñequito que habíamos encontrado, con un cuchillo en la mano. El grito que di se oyó en toda la casa. Cerré la puerta de golpe y tras varios segundos, mi cerebro se desbloqueó y empecé a racionalizar lo que había visto en realidad, tras el muñeco. Volví a abrir la puerta y allí estaba, una de las monitoras, partiéndose de risa. Ante el revuelo general que se armó, pues se despertaron varios profesores, la hice pasar a la habitación, donde, con el oído en la puerta, empezamos a partirnos la caja.

— Menudo susto me has dado.

— ¡Venga ya! ¿No lo has hecho de coña?

— ¿De coña? Si solo podía ver el cuchillo y el muñeco. ¡Que me has asustado, joder!

Pasamos un buen rato riendo y hablando, hasta que todo se calmó, momento en que volvió a su habitación y yo volví al calor de mi cama.

Al día siguiente, antes de bajar a desayunar, vi  al muñequito colgado en la habitación de mis compañeros, donde aguanté algún comentario jocoso. Mientras bajaba, un profesor se dirigió a mí para preguntarme qué habían sido los ruidos de la noche anterior. Yo me inventé una historia sobre alguien que se había caído de una litera. Naturalmente, la directora, a la que le habían llegado voces de que algo había pasado la noche anterior, recriminó nuestra actitud en las horas de descanso, y nos recordó que para no dormir había unas salas que quedaban alejadas de las habitaciones, en las que había que respetar el descanso de compañeros y clientes. Creo que el hecho, aumentó la ojeriza que me tenía, pues nunca se creyó que realmente me había asustado, como fue el caso.

Anécdota deedicada a

http://veronicaboletta.wordpress.com/

Estupendo blogg

Anuncios

16 thoughts on “CHUKY

    • salvela 12 mayo, 2014 / 10:33

      Muchas gracias. Lo cierto es que creo que ha sido uno de los mayores sustos de mi vida. Es una broma no apta para cardíacos.

      Me gusta

    • salvela 12 mayo, 2014 / 10:35

      Seguro que lo mismo, cerrar la puerta y gritar como en la montaña rusa…

      Me gusta

  1. Veronica 12 mayo, 2014 / 10:45

    ¡Infinitas gracias! Luego del “chucho” (en América = escalofrío) y el miedo el más impensado regalo: ¡la dedicatoria! Me alegra tanto que no olvidaras mi pedido de anécdotas… Le has cambiado la cara a mi lunes. Un abrazo.

    Me gusta

    • salvela 12 mayo, 2014 / 10:55

      Me alegro. No puedo olvidar una petición de una bloguera tan especial. Un abrazo.

      Me gusta

  2. bypils 12 mayo, 2014 / 13:04

    Es que Chuky tiene algo que no se yo…Hace poco, vi una reposición de la película y ese muñeco era más cabrón que el Payaso de IT.Ese payaso está en el Top Ten de mis malos–que-me-dan-yuyu.Otro es Jason, con la sierra…y en el tercer puesto, Chucky ( que creo tiene novia) 😉
    Un abrazo.

    Me gusta

  3. Eduardo F. Muñoz 12 mayo, 2014 / 14:25

    Y encima pensaba que habías gritado de coña… 😀 😀 Está visto que nada mejor que un buen susto para demostrar camaradería 🙂

    Me gusta

  4. María 13 mayo, 2014 / 18:49

    Pues vaya susto! No sé que hubiera hecho. Quizá darle con la puerta en las narices a la monitora-Chuky.
    Son especiales esos recuerdos, verdad? Aunque te pongan la piel de gallina.
    Abrazos, Josep…

    Me gusta

  5. franciscojaviertostado 13 mayo, 2014 / 20:07

    Hola Josep,
    me has hecho retroceder unos cuantos años (muchos ya) en mi vida al recordar mis tiempos de campamentos. Esos juegos nocturnos por la montaña, esas “juergas” en el interior de la tienda de campaña, esos macarrones con tomate… ¡Qué maravillosos tiempos aquellos!
    Un abrazo

    Me gusta

    • salvela 14 mayo, 2014 / 6:45

      ¡Como he llegado a “odiar” esos ranchos…. ! A parte de eso, y de algunos malos momentos que se suelen olvidar… lo cierto es que es una vida maravillosa.

      Me gusta

  6. lurda55 26 junio, 2014 / 7:15

    Y cuándo ibas a uno de la “Sección Femenina”, con esos uniformes… ( una que ya es añosa) y cada mañana y tarde cantabas el ” cara al sol” , mientras se subía y bajaba la bandera…¡¡total!

    Me gusta

    • salvela 26 junio, 2014 / 8:10

      Uffff… por suerte, y por poco, no llegué a pillar esos tiempos. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s