LAS CAMPAÑAS CONTRA EL ABORTO

LAS CAMPAÑAS CONTRA EL ABORTO

Cubículos 053

Estoy harto de campañas en general, sobre todo en estas fechas y sobre todo de las campañas contra el aborto, y no por estar a favor o en contra de este. Es por que el ejemplo que suelen poner me cansa: “¿Sabe usted que no habría permitido el nacimiento de Beethoven?”

Por favor, cambien de ejemplo, ya… este ejemplo huele. Pongan ejemplos más próximos y modernos. Yo tengo unos cuantos de padres que andan por ahí, y cuyos hijos son grandes próceres de la humanidad: Juan Carlos, Mariano, José Luis. Y sobre todo, en estos tiempos que corren no pongan solo ejemplos masculinos, es importante la paridad: Elena, Ángela, Ana… un soplo de modernidad.

Anuncios

3 thoughts on “LAS CAMPAÑAS CONTRA EL ABORTO

  1. altaica 13 diciembre, 2013 / 0:19

    Yo sí estoy a favor de que aquellas mujeres que así lo consideren o estimen puedan abortar y que, por tanto, sea regulado públicamente para que se den las condiciones sanitarias y regladas óptimas, en términos similares a los que hemos tenido legislativamente hasta ahora, salvo la decisión unilateral de las menores sin el consentimiento de sus padres, que sí estimo necesario.

    Y respecto de aquellos que adoptan una postura ideológica o religiosa contraria, sin duda respetable, decirles que si ese Dios maravilloso, creador de todo la visible e invisible, al que veneran e idolatran, ha confeccionado en cualquier especie animal, entre los que nos incluimos, que de forma natural sucedan abortos a cientos de miles diariamente, ¿es un juego macabro del máximo hacedor? o ¿es el aborto competencia exclusivamente suya? Más bien, desde la óptica del ateo profundo que albergo, opino que es un suceso natural por un lado y volitivo por otro, a sabiendas que responde a sucesos, o bien biológicos o bien ético personales. Obviamente, no hablo de sistemas impositivos, barbaries médicas o genocidios de estado, a los que sobra identificar. Un abrazo

    Me gusta

    • salvela 13 diciembre, 2013 / 22:40

      Yo parto de la base de que a nadie en su sano juicio le es plato de buen gusto abortar. Por lo que, una decisión que considero privada e íntima, el estado no es nadie para regular quien tiene derecho a la vida y quien no, debería estar despenalizada y asegurar las condiciones sanitarias para las personas que decidan hacerlo. En este caso, el ministro, además de ser cómplice de la sanidad privada, en la que seguramente se podrá abortar, poniendo en el expediente operación de anginas, es cómplice de asesinato al no garantizar la seguridad de las mujeres, con menos recursos económicos, que tomen esta decisión traumática.
      En cuanto a las opciones religiosas o humanísticas que defiendan el derecho a la vida pueden aportar soluciones a las que se puedan acoger las personas que lo deseen, soluciones que el estado puede y debe regular para evitar malos usos de las vías propuestas por dichas asociaciones.

      Me gusta

      • altaica 14 diciembre, 2013 / 0:05

        Amén.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s