EL CARGUERO ESPACIAL

EL CARGUERO ESPACIAL

Cubículos 053

Hace algún tiempo, en un sector de la galaxia dominado por un régimen autoritario y policial, la nave de carga Pepita volvía a la estación quinientos doce tras una dura jornada laboral de su tripulación formada por tres hermanos, en el planeta Cutre.

En un recodo del sector encontraron un control policial. Una estación flotante en donde los obligaron a parar sobre una inmensa plataforma. El carguero se posó en la plataforma y paró los motores, siguiendo las indicaciones de los agentes. Cuando la nave estuvo parada, activaron la atmósfera artificial. Se abrieron las puertas del edificio y los policías tomaron la pista, rodeando la nave. Iban equipados como una unidad de asalto, con todas las protecciones necesarias y armamento semipesado. La nave abrió sus puertas y los hermanos, visiblemente asustados, descendieron por la rampa de salida.

Les ordenaron alinearse. Estos lo hicieron con precipitación y torpeza, lo que les costó alguna que otra caricia por parte de las fuerzas represoras, encargadas de garantizar la sumisión de los habitantes de aquel rincón de la galaxia.

-¿Cómo te llamas?,-le preguntó el jefe de aquellos matones legales al mayor de los hermanos.

-Antonio,-respondió este.

-¿Y cómo te conocen por los alrededores?

-Por Antonio el terrablanquero,- esto era debido a la carga que transportaban habitualmente en la nave.

-¿Ah, sí? Pues te vamos a cambiar ese mote. Pasa al otro lado,-ordenó el cabecilla de la partida.

Antonio cambió de lado, galantemente auxiliado por uno de los puntos.

-Tú. ¿Cómo te llamas?,-preguntó el sabueso al segundo hermano.

-Eusebio.

-¿Cómo te conocen por los alrededores?

-Como Eusebio el terrablanquero.-Tras esta información, hizo un amago de pasar al otro lado antes de que el cabecilla se lo indicase, para que este no se pusiese nervioso y ahorrarse un adelanto de la sesión de masaje.

-Quieto, parado,-ordenó el interrogador, dejando suelta la mano.- ¿Por qué?

-¿Por qué?,-preguntó Eusebio, que se llevó otro adelanto de masaje facial.

-Aquí solo pregunto, yo. ¿Por qué te llaman el terrablanquero?

-Por la carga que obtenemos y transportamos en el carguero.

-¿Si? Antes de que acabe la jornada te van a conocer con otro nombre. Pasa para este lado.

Cosa que hizo, ayudado con toda gentileza por un pincho que le trabajó las costillas.

-¿Tú, Cómo te llamas?- Se dirigió al tercer hermano.

-Benito, el terrablanquero,-cosa que le valió un capón por parte de la autoridad.

-Responde solo cuando se te pregunte. ¿Qué lleváis en el carguero?

-Cal.

Tras la respuesta, le hizo pasar al otro lado, con la consiguiente ayuda de uno de sus pinchos, al mismo tiempo que ordenaba subir a otro pincho a la nave, a mirar la veracidad del cargamento.

-Os voy a cambiar el mote, antes de la vigésima hora. Antonio el terrablanquero. ¿A quién le has robado la nave?

-A nadie, señor. Es mía.-Por respuesta recibió un puñetazo en el estómago.

-Responde solo cuando se te pregunte, que antes de que subáis, os voy a cambiar el nombre. Pasa al otro lado.-Antonio así lo hizo.

-Eusebio, el terrablanquero. ¿A quién le habéis robado la mercancía?

-A nadie, señor.

-Eso ya lo veremos,-dijo el cabecilla, acompañando su frase con un puñetazo en el estómago.- Cuando acabe con vosotros os van a conocer con otro mote. Pasa al otro lado. –Eusebio obedeció.

-Benito el terablanquero, que te voy a cambiar el mote con el que te conocen. ¿A quién le habéis robado la cal?

-La hemos cogido.

El cabecilla no ahorró un puñetazo en la boca del estómago.

-Responde a lo que se te pregunte. Pasa al otro lado, que antes de que acabe con vosotros, os cambio el nombre.

-¿En dónde habéis robado la cal? ¿Qué terrablanquero me va a responder?

-No la hemos robado,-respondió Antonio.

-Eso lo veremos. Igual que veremos si es cal. Pasa al otro lado,-le ordenó a Antonio.

-Es cal, señor,-dijo el punto que salía de comprobar la carga.

-¿A quién pertenece el planeta en el que habéis cogido la cal?

-A la Ilegal BorBón, Company,-respondió Benito.

-Vaya, vaya…, -se frotó las manos el cabecilla.-Robando a la Ilegal Borbón Company.

-No, señor. Tenemos permiso de extracción. – A indicación de su superior, un pincho le propinó un culatazo a Benito.

-Que respondas cuando se te pregunte. Hoy os cambio el mote. Pasa al otro lado.

-La Ilegal Borbón Company no trata con matados.

-Somos subarrendados,-aclaró Eusebio.- El permiso lo tiene Franco Corporation, que lo ha subarrendado a varias empresas, que a su vez lo han subarrendado a pequeñas empresas como la nuestra.

-¿Empresa? ¿Empresa con esas pintas de salteadores de cargueros?,-y le propinó otra caricia.-Pasa para el otro lado, que hoy te cambio el nombre.

-¿Cuanta carga habéis perdido por el camino?

-No hemos perdido carga,-contestó Antonio, que como respuesta recibió otro mamporro.

-Ya sabéis a lo que me refiero. ¿Cuánto habéis dejado que se lleven sota-mano, vuestros amigos? Los rebeldes que se esconden de la autoridad en los campos de asteroides.

-Nada. Todo lo que hemos cogido está aquí,-respondió Antonio.

-El carguero está lleno, señor,-ratificó el punto que había comprobado la carga.

-¿Y en otras ocasiones, cuanto habéis sisado para la causa rebelde?

-No lo hemos hecho nunca señor.

-Eso, ya lo veremos. Hoy os cambio el nombre. Pasa al otro lado.

-Tú, ¿cómo es que tenéis esta nave? ¿De dónde habéis sacado el dinero?

-Trabajando y ahorrando,-respondió Eusebio.

-Querrás decir robando a la Corporación y a la compañía,-le respondió el oficial al tiempo que le regalaba con otro golpe.- Pasa al otro lado, que hoy te cambio el nombre.

-¿A dónde llevabais la carga?

-A la estación 512.

-Todos dicen lo mismo.-Otro cachete.-Pasa que hoy te cambio el nombre.- Documentación. Por vuestro bien, espero que esté en regla, que tengo unas ganas de cambiaros el nombre…

Tras varias horas de mareo, revisión de la documentación y un poco de estopa, el oficial les dio permiso para seguir su derrota.

-Un  día de estos, terrablanqueros, os cambio el nombre.

 Relato de ciencia ficción de Josep García, extraído de “Cuentos: desde el asombro”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s