Los Números

LOS NÚMEROS

 IMAG0040

La guerra había terminado. Dos días después del armisticio se pasó el último parte de bajas. Sumado a los partes anteriores daba el siguiente resultado: Dos millones de muertos, seis millones de heridos y trescientos mil desparecidos. Entre los muertos no se contaron a los heridos que lo hicieron durante los dos años siguientes al término de la contienda, ni a los que se quitaban la vida o mutilaban por no poder reconstruir su propia vida. Tampoco se contó entre las bajas ningún civil que hubiese muerto a causa de un bombardeo, víctima de un francotirador, del saqueo sistemático de los soldados, del hambre o de un ajuste de cuentas. Entre los heridos tampoco figuraban los civiles que habían sido víctimas de las vejaciones que los soldados de uno y otro bando inflingían a la población.

Pasaron los años y un día se publicó un libro en que un historiador argüía que no habían sido tantos los muertos ni los heridos, ni mucho menos los desaparecidos. Que las cifras se habían inflado para llamar la atención internacional y que en estas se habían incluido muertos por causa natural y enfermedades comunes. Que a causa de la guerra solo había habido un millón de muertos, poco más de dos millones de heridos y descartando desertores y tránsfugas que corrían a prestar su servicio al otro bando no había habido más allá de cincuenta mil desaparecidos.

Al poco tiempo de este estudio se inició una corriente crítica que argumentaba que esos números no eran fiables. Que era imposible tal magnitud de muertos. Que los bandos contendientes habrían llegado a un acuerdo mucho antes y que entre las cifras se hallaban los ajusticiados por crímenes comunes que nada tenían que ver con la contienda. Y que la cifra de heridos se debía a la picaresca para cobrar una indemnización, muchos soldados hacían pasar por herida de guerra cualquier cicatriz que tenían de accidentes pasados o de trifulcas con otros soldados a causa de la ingesta alcohólicas durante los permisos. Las cifras que barajaban era la de medio millón de muertos, no más de setecientos mil heridos y unos mil desaparecidos.

Pasado un tiempo llegó una nueva corriente revisionista. Esta corriente sostenía que las cifras habidas no eran fiables. Que los métodos de control eran tercermundistas y que se firmaban partes sin haber sido debidamente corroborados. Que esas cifras eran imposibles por que no había suficiente población. Se habían falsificado cédulas para el cobro de subsidios sin ningún tipo de control, cosa habitual y fácil en una época en la que no había medios informáticos. De ninguna manera podía haber habido más de cincuenta mil muertos, cien mil heridos y las desapariciones eran un mito.

No tardó en salir una corriente que decía que la guerra no había sido cruenta. Que había sido una guerra entre caballeros. Que a lo largo del tiempo solo había habido tres batallas importantes y que el resto habían sido pequeñas escaramuzas sin consecuencias. Que de ningún modo podía haber habido más de diez mil muertos y poco más de quince mil heridos.

Un estudio posterior rebeló que todo había sido un pequeño conflicto localizado. Que a lo sumo se habían producido mil muertes y poco más de mil heridos, que era lo que se venía produciendo durante los conflictos localizados. Que un mayor número de bajas era económicamente inviable. A este estudio siguió un estudio revisionista que dijo que nunca había habido una guerra. Se había tratado de una serie de disturbios callejeros a causa de una decisión arbitral en una competición deportiva. Por eso estuvo prohibida la práctica del deporte y el acceso a los estadios durante tres años. Y que las casas destruidas no lo habían sido por los bombardeos, lo habían sido por explosiones de gas provocadas por los alborotadores. Que se habían producido poco más de cien muertes, debido a los alborotadores, y algunos heridos, pocos debido a la profesionalidad con que actuaban las fuerzas del orden, que a su vez pudieron evitar un número mayor de desgracias.

Josep García

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s