EL ÁRBITRO

EL ÁRBITRO

  DSC_6181

En cierta ocasión, un árbitro de fútbol le dijo a un amigo:

-En el partido del próximo domingo, en la casilla doce pon un dos. Lo arbitro yo.

El amigo así lo hizo. Cogió la quiniela que iba a sellar y cambió la equis que había puesto en la doce por un dos.

Al final de la jornada futbolística, el amigo del árbitro tenía un trece en la quiniela. La única casilla que había fallado era la doce. Ambos equipos habían empatado por lo que el signo de la casilla fue la equis que había quitado para poner el dos a instancias del árbitro encargado de dirigir el encuentro. De no haber cambiado el signo habría sido el único acertante del pleno al quince.

Cuando se encontró con el árbitro le comentó el hecho. Este le preguntó:

-¿Viste el resumen del partido? A los cinco minutos anulé un gol legal al equipo de casa. Mi linier le cortó el ataque señalando fueras de juego inexistentes. Corté su agresividad con tarjetas amarillas. Terminó el partido con nueve jugadores. Al equipo visitante le dejé de señalar dos fueras de juego clarísimos, en que el delantero se quedó solo ante el portero. Señalé una falta al borde del área. Y faltando tres minutos, dos penaltis. Vamos, que lo hice todo menos meter el gol, ese era su trabajo. Si no lo supieron hacer.

Josep García

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s