EL PAÍS DEL SILENCIO

Imagen

Hace algún tiempo, viajando con un amigo, llegamos a un país bastante peculiar. Nada más descender del tren vimos a varios niños con la boca cosida. No tardamos mucho en observar que no eran varios, que eran todos los niños los que tenían la boca cosida. Nos sorprendió pero supusimos que sería alguna especie de ritual para celebrar una efeméride.

Como teníamos sed, nos sentamos en una terraza y, por gestos, ya que desconocíamos el idioma, pedimos unas cervezas. El camarero, muy amable, nos sirvió un café. Naturalmente, nos dirigimos a él para decirle que no era eso lo que habíamos pedido. El camarero, visiblemente asustado, dejo caer la bandeja y empezó a correr. Extrañados por la actitud del camarero oímos una voz a nuestras espaldas:

-Extranjeros, ¿verdad?

Al volver la cabeza vimos que el que se dirigía a nosotros era un hombre de avanzada edad.

-Sí,-le confirmó mi amigo.- Pero esa no es razón para que salga como alma que lleva el diablo. ¿Qué le ha pasado?

-Está asustado. Es la primera vez que escucha hablar a alguien de su edad. En este país, ningún menor de sesenta y siete años sabe hablar.

-¿A qué se debe esa peculiaridad?,-pregunté.

-A todo el que nace le cosen la boca. Y así continúa hasta que se le atrofia el habla.

-¿Por qué?,-preguntó mi amigo.

-Para que la gente no haga preguntas estúpidas. De esta manera, sin interferencias, la gente puede aprender lo que debe aprender. Es muy práctico, no se pierde tiempo con argumentos que no conducen a ninguna parte.

De pronto, dejó de hablar y siguió tomándose su café. Pudimos ver que el cambio de actitud se debía a que el camarero volvía con dos agentes de policía, señalándonos a nosotros. Los agentes se acercaron y mediante una grabación nos pidieron la documentación. Al enseñarla y comprobar que éramos extranjeros, informaron al camarero, también mediante una grabación. El camarero asintió y nos sonrió aliviado. Los policías, tras aclarar el incidente nos invitaron a tomar el café, mediante una grabación.

-Perdone,-dijo mi amigo.- Pero hemos pedido cerveza.

A lo que el policía nos volvió a invitar a tomar el café, siempre mediante la grabación. Al mirar a nuestro alrededor, pudimos comprobar que todos estaban tomando café. Entonces tomamos la carta de consumiciones y señalamos la cerveza, a lo que la policía y el camarero insistieron en que tomásemos el café. Nosotros, no queriendo crear un conflicto internacional, pagamos el café y muy educadamente rechazamos la invitación del camarero y de la policía. Queríamos una cerveza y no estábamos dispuestos a tomar café.

Nos despedimos y buscamos otra terraza. Vimos que todo el mundo tomaba igualmente café. De todas maneras, no nos desanimamos. Tomamos la carta y señalamos la cerveza. El camarero nos sirvió un café. Íbamos a protestar cuando sentimos un revuelo detrás de nosotros. Nos giramos y vimos a la pareja de policías con la que habíamos “hablado” reduciendo a una pareja. Los levantaron con cierta violencia y se los llevaron. El camarero se acercó a la mesa en la que había estado la pareja e hizo un gesto de desaprobación. Recogió unos papeles escritos y los lanzó a la papelera.

Pagamos el café, por cortesía, y nos acercamos a la papelera. Recogimos los papeles y pudimos comprobar que eran fragmentos de una conversación. Entonces reparamos en que algunos de los que estaban tomándose el café lo hacían con una caña. Nuevamente, oímos la voz del anciano que nos había hablado antes.

-¡Disidentes! Persistían en comunicarse mediante escritos.

Instintivamente nos llevamos las manos a los bolsillos. Nos dirigimos a la estación y tomamos el primer tren con destino a cualquier otro país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s